Los rótulos retroiluminados son uno de los muchos tipos de rótulos comerciales que existen en el mercado. Es más: son de los más atractivos y llamativos que puedes llegar a encontrar. En este artículo, encontrarás toda la información que necesitas para decantarte por uno de ellos a la hora de impulsar el aspecto de tu negocio. Y recuerda siempre ponerte en manos de profesionales como los que forman parte del equipo de Paco Maeso, rótulos en Albacete

¿Qué son los rótulos retroiluminados?

También conocidos como rótulos backlight, esta tipología emite luz desde el interior hacia el exterior, llamando mucho más la atención del viandante incluso desde lejos. Dentro del rótulo se colocan unas luces led o un equipo de fluorescentes con la potencia suficiente como para hacer tu cartel llamativo desde la distancia.

Si bien estos rótulos funcionan de una forma homogénea, debes saber que existen dos formatos distintos de frontal en los que puedes solicitarlos, en función a los materiales de fabricación. Cada uno presenta una serie de ventajas que deberás tener en cuenta a la hora de pensar en cuál favorece más a tu establecimiento.

Rótulo backlight

Rótulo backlight de metacrilato. Es la opción que más suele pedirse. Está diseñado para rótulos que no superen los seis metros de largo y el metro de altura. Estas dimensiones relativamente pequeñas se establecen como el máximo permitido para que el metacrilato no acabe curvándose. De esta manera, solo se utiliza una junta en el frontal; si el letrero fuera más grande, necesitaría más juntas y habría un mayor riesgo de curvatura.

Entre las ventajas de esta tipología, destacan la alta resistencia del metacrilato a los golpes y a las inclemencias climáticas y la alta transparencia del material. Así, podrás aprovechar al máximo la iluminación del interior del rótulo sin que esta quede opacada. Es un material muy sencillo de limpiar y de mantener en perfectas condiciones.

Rótulo luminoso de lona tensada

Rótulo luminoso de lona tensada. Entre sus pros destaca su precio (más económico que el de metacrilato), que es muy fácil de sustituir en caso de querer renovarlo y que permite diseñar letreros más grandes. Está realizado en una lona de carácter translúcido, sin juntas.

Por ello, puedes pedir rótulos que superen los seis metros de largo sin miedo a que se curven o deterioren por el peso con el paso del tiempo. Es una de las grandes novedades que el sector ha incorporado en los últimos años, y cada vez gana más adeptos. No es de extrañar, puesto que su coste es bastante competitivo en relación a la impresión de alta calidad que ofrece.

De la misma forma que el metacrilato, resiste muy bien los impactos. En lo que respecta a la capacidad de iluminación, con la lona hay una mayor dispersión lumínica, no siendo tan directa como en el primer formato de rótulo backlight.

Beneficios de los rótulos retroiluminados

Los rótulos retroiluminados, con independencia del formato que tengan, sirven para captar la atención del cliente potencial de una manera mucho más rápida que los carteles tradicionales. Te servirán como señal tanto de día como en cuanto oscurezca, y se verán fácilmente desde la distancia.

En cuanto a la mejor alternativa para tu caso particular, todo dependerá del tipo de empresa que tengas y del impacto que pretendas conseguir. Si buscas atraer al máximo posible de clientes, o necesitas iluminar algo más el espacio urbano en el que se ubica el local, opta por el metacrilato.

Si quieres algo más disimulado, pero que te ayude a distinguirte aún así de la competencia, atrévete con los rótulos retroiluminados de lona. También es la mejor opción para negocios que necesitan carteles de grandes dimensiones que se vean desde la carretera, por ejemplo.

Lo importante es depositar tu confianza en una empresa con experiencia que te aporte todas las garantías como Paco Maeso. Si quieres lo mejor para tu negocio, recurre a los mejores profesionales como nuestros especialistas en rótulos en Albacete