El mantenimiento de las letras corpóreas

2021-12-13T16:42:06+00:0013 de diciembre de 2021|Sin categoría|

Si tienes un negocio, sabrás que la imagen es un factor fundamental a la hora de atraer a la clientela. Uno de los elementos que más suelen emplearse con este propósito son las letras corpóreas o rótulos, pues despiertan la atención de los viandantes y consiguen destacar tu marca entre la competencia. En cambio, si tienes pensado dejar las letras desatendidas, sucias o dañadas no proyecta una buena imagen de la empresa. Si ya hace un tiempo que las instalaste tus letras corpóreas en Albacete con Paco Maeso y quieres que estén relucientes como el primer día, echa un vistazo estas recomendaciones.

Consejos para el mantenimiento de las letras corpóreas

Tipo de material

Hay varios condicionantes que determinarán el tipo de limpieza que necesitan tus rótulos. El principal y más importante es el material en el que estén fabricados, por ejemplo el acero inoxidable e un material sencillo con gran resistencia a la suciedad y al óxido, ideal para aguantar largo tiempo en exteriores. El PVC también resiste bien a la exposición exterior. Si has optado por estos materiales, el mantenimiento será mucho más fácil para ti, puesto que será más espaciado en el tiempo.

El mantenimiento de las letras corpóreas según la altura de colocación

Otro aspecto que debes considerar es que, si se trata de un rótulo dispuesto a una altura considerable, es conveniente que encargues la tarea a una empresa especializada. No solo disponen de las condiciones de seguridad óptimas, sino que también cuentan con las herramientas necesarias para el buen desarrollo de la actividad: pértigas, grúas, plataformas elevadoras, andamios…

En cambio, si la altura de las letras no supone un riesgo para ti, ya que se encuentran a una distancia accesible, siempre puedes encargarte de la labor tú mismo. Si te decantas por esta opción, lo primero que debes comprobar es que la estructura de las letras es resistente y que no está rota u oxidada. Así evitarás problemas posteriores durante su manipulación como los desprendimientos. Uno de los agentes externos que más debilita el soporte estructural es la exposición continuada al sol, por lo que se recomienda realizar inspecciones en las rotulaciones cada cinco años aproximadamente.

Cómo realizar la limpieza adecuada según el material

En lo que respecta a la limpieza propiamente dicha en función del tipo de material, como ya hemos indicado, si los rótulos de tu local están fabricados en acero inoxidable, estás de suerte. No solo se mantienen mejor a lo largo del tiempo, sino que además son muy fáciles de limpiar. Es tan sencillo como emplear un producto desengrasante especializado en la materia para eliminar toda la suciedad acumulada. Retira el sobrante con agua limpia y ¡listo! Eso sí, para no arañar la superficie, procura utilizar siempre una bayeta o un trapo de algodón con agua templada. Si es un cartel luminoso, deberás desconectarlo previamente de la corriente eléctrica para evitar disgustos.

Por su parte, otros materiales como el metacrilato suelen ir tratados con un barniz de protección superficial. Para limpiarlos solo tienes que utilizar un paño suave húmedo y jabón con pH neutro. ​Lo mismo que deberás emplear en el caso del aluminio, que habitualmente lleva una capa de imprimación y pintura para metales. En este caso debes extremar la precaución al frotar, ya que es una superficie que se raya con mucha facilidad.

Asimismo, otros materiales como pueden ser el PVC se limpian de forma sencilla con jabón neutro y agua templada. ​

¿Cuando proceder a la sustitución del letrero o rótulo?

Si durante la limpieza percibes que hay partes de las rotulaciones rotas o muy gastadas, valora la conveniencia de hacer una sustitución. Este tipo de daños son difíciles de disimular con tan solo una limpieza superficial. Si atiendes a estos pequeños detalles, darás una imagen al público de cuidado y profesionalidad.

Ten en cuenta que realizar un mantenimiento periódico de las letras corpóreas les asegurará una vida útil mucho más larga. Dependiendo del tamaño y de la altura del rótulo se recomienda higienizarlo de forma anual (en los más accesibles) o cada cuatro años (para los más complicados). Las inclemencias del tiempo, la polución y el propio paso del tiempo pueden hacer perder calidad a tus rotulaciones. Ya sabes el dicho: prevenir antes que curar.

En Paco Maeso podemos ayudarte a mantener tu imagen corporativa intacta y nueva. Pregunta por nuestros diferentes servicios de rotulación en Albacete. Ofrecemos rótulos, rótulos luminosos, letras corpóreas, vinilos decorativos y otras soluciones publicitarias que ayudarán a hacer crecer a tu negocio.